La mañana del 23 marzo de 2013 la vida del bodeguero de origen dominicano en Nueva Jersey, Pedro Quezada, dio un cambio drástico. Ganó 338 millones de dólares del premio gordo en la lotería del Powerball.
La noticia se dio a conocer en diversos medios de comunicación internacionales. Era la historia de superación de un inmigrante que había cumplido su sueño americano. Pero ahora todo es diferente, ya que está acusado de violar a una niña durante varios años.
La imputación dice que supuestamente Quezada abusaba sexualmente a una jovencita desde los 11 años hasta los 14 y de ser declarado culpable podría perder todo el dinero que una vez lo ilusionó.
La condena para agresión sexual agravada a un menor de edad en Estados Unidos ronda los 40 años de cárcel, lo que equivaldría casi la mitad de su vida tras las rejas.
Este no ha sido el primer problema en el que ha estado envuelto Quezada.
La expareja que residía con él al momento de ganar la lotería y madre de uno de sus cinco hijos, se sintió traicionada cuando el hombre no quiso darle parte del premio ganado porque según explicaba no habían contraído matrimonio.
Además los vecinos de su sector no quedaron muy contentos con el señor a causa de que supuestamente no quiso pagar la renta de su vivienda debiendo aproximadamente siete mil dólares.