2021, el año en que la música despidió a grandes voces


En 2021 se apagaron las voces de Raffaella Carrà, Franco Battiato o Vicente Fernández, y hubo pérdidas significativas en otras áreas de la cultura, como el cine -Jean Paul Belmondo, Bertrand Tavernier y Christopher Plummer-, o la arquitectura, como Richard Rogers.

Una larga lista de despedidas en la que destaca el adiós este mes de diciembre a la leyenda de las rancheras, Vicente Fernández, que dejó una sensación de vacío en la música mexicana. Considerado como uno de los grandes ídolos, su muerte puso el broche final a la época dorada de las rancheras, a las que contribuyó con grandes reinterpretaciones como “El Rey”, o con canciones como “Volver, Volver”.

Este año fallecía además el “Padrino de la Salsa”, el dominicano Johnny Pacheco, clave para forjar esta música en los barrios de Nueva York en la década de los sesenta, cuando fundó la banda “Fania All Stars”. Desde Celia Cruz a Ray Barreto, entre otros doscientos artistas de renombre, formaron parte de este sello, que ayudó a perfilar la música latina de la época.

En el mes de julio fallecía Raffaella Carrà, una cantante que marcó toda una época en Italia, España y Latinoamérica, con éxitos como “Fiesta” o “En el amor todo es empezar” y con un estilo explosivo y una gran simpatía, que cultivó sobre todo desde su faceta de presentadora de programas televisivos.

Apenas dos meses antes se fue otro de los grandes nombres de la música italiana, Franco Battiato. Llevaba años retirado de la escena pública y dejó como legado treinta discos de estudio como “La voce del padrone” y canciones que se tornaron en himnos como “Voglio vederti danzare” o “Cetro di gravità permanente”.

En marzo murió un pionero del reggae, Neville Livingston, más conocido como “Bunny Wailer” y uno de los miembros originales de la banda “The Wailers” junto a Bob Marley.

Y en agosto se fue el dandi de The Rolling Stones, Charlie Watts, uno de los grandes baterías de la historia, el miembro más reservado de una banda de personalidades excesivas y la “roca” de los Stones, como le calificó Paul McCartney.

También el cine perdió grandes nombres, con la partida, por ejemplo, de Jean Paul Belmondo, la sonrisa sempiterna del cine francés. El actor protagonizó desde filmes de autor de la “nouvelle vague” con Jean-Luc Godard o Louis Malle a cine de aventuras y acción como “El hombre del río” o “Borsalino”.

El cineasta Bertrand Tavernier, con su muerte dejó tras de sí, además de treinta filmes entre los que destacan por su fama internacional títulos como “Capitán Conan” o “La vida y nada más”, sus críticas como experto cinéfilo.

Christopher Plummer, protagonista en “Sonrisas y lágrimas” junto a la actriz Julie Andrews, también fallecía este 2021 tras casi una vida entera frente a las cámaras, convirtiéndose en el actor de más edad en ganar un Óscar por su papel en “Begginers” (2010) a los 82 años.

El director de cine cubano Juan Carlos Tabío, coautor de filmes como “Guantanamera” o “Fresa y Chocolate”, nos dejó 41 documentales y cintas de ficción, además de haber sido uno de los estandartes de la historia del cine cubano.

Conocida por su participación en “Harry Potter” o su papel en la serie “Peaky Blinders”, la actriz británica Helen McCrory fallecía este año, al igual que Nathalie Delon, y Paul Ritter.

La pluma de la escritora Anne Rice, una de las reinas del horror gótico y autora de la novela “Entrevista con el vampiro” y la serie de libros “Crónicas Vampíricas” se apagaba este 2021, igual que el estadounidense Noah Gordon, autor conocido internacionalmente por su novela “El médico”, trasladada también al cine.

El mundo de la moda perdía a Elsa Peretti, exmodelo y diseñadora de joyas italiana, además de uno de los rostros visibles de Tiffany &Co., firma para la que trabajaba desde mediados de los años setenta y junto a la que trazó nuevos códigos en el diseño de joyas.

La moda lamentó además la pérdida del diseñador Alber Elbaz, y de Virgil Abloh, director creativo de Louis Vuitton y de su propia firma, Off White.

El 2021, un año duro para el mundo de la cultura, llega ahora a sus últimos días con la muerte de otros dos grandes nombres: el arquitecto británico Richard Rogers, responsable de la T4 del aeropuerto de Madrid o el Centro Georges Pompidou de París, y la escritora y periodista estadounidense Joan Didion, representante del “Nuevo periodismo” y dueña de una aguda mirada crítica y feminista.