Entretenimiento

Domingo de Resurrección

La película está inspirada en un pasaje bíblico y su guión parte de la novela de Lee Wallace publicada en 1880

El 12 de no­viembre del 1880 se pu­blica la pri­mera edición de la novela “Ben Hur”, de Lee Wallace. La historia par­te de un pasaje bíblico que recoge la vida de Judá Ben Hur. Lee Wallace fue un ge­neral de los estados de la Unión durante la Guerra de Secesión en los Esta­dos Unidos. Escribió varias obras, pero ninguna llegó a alcanzar la trascendencia de esta.

El cine es un arte que, a lo largo de su historia, ha ido de la mano con la literatura.

En el caso de la obra de Wallece, en 1910 se hizo una versión no oficial. Sin embargo, para el año 1925, la Metro Golden Mayer (MGM) adquirió los dere­chos para la realización de la película dirigida por Fred Niblo. Esa vez, el papel de Judá Ben Hur recayó en el actor mexicano Ramón No­varro, primo de Dolores del Río. Esta versión correspon­de a la etapa del cine silen­te. Fue uno de los proyec­tos más importantes de la MGM.

Con el transcurrir del tiempo, la MGM decidió ha­cer una nueva versión para la década de los años cin­cuenta, y es precisamente en la ciudad de New York, un 18 de noviembre de 1959 que cuando se estrena con Charlton Heston en el papel principal. Fue la pelí­cula más taquillera ese año y llegó a convertirse en el segundo film más rentable después de “Lo Que el Vien­to se Llevó”.

Historia bíblica

La acción transcurre 30 años aC. El Imperio Roma­no gobierna gran parte del mundo y su poder llega a la región de Judea. Aquí se encuentra Judá Ben Hur (Charlton Heston) con su amigo de infancia Messala (Stephen Boyd), un roma­no que llega a Judea como jefe militar de una de las le­giones romanas. Ben Hur cree que su amigo puede te­ner la posibilidad de cam­bio para su pueblo y Mes­sala entiende que Ben Hur puede a identificar a los enemigos del régimen. Al no llegar a ningún entendi­miento, y por un accidente cuando cruzaba la carava­na del nuevo gobernador romano, Messala toma esta acción como un atentado y castiga a la familia de Ben Hur y lo envía a prisión. Ju­dá Ben Hur jura que se ven­gará, aunque le lleve toda la vida.

Condenado a las galeras, en el camino se encuentra con Jesús de Nazaret quien le dará agua. Ya en las ga­leras, Ben Hur salva la vi­da del primer cónsul de Ro­ma, Quinto Arrius quien lo adopta como hijo y de esa forma, años después, Ben Hur regresa a Judea para cumplir su promesa de ven­ganza y recuperar a su fami­lia.

La banda sonora de la cinta pertenece a Miklos Rozsa quien se documen­tó sobre la música greco­rromana para crear una partitura combinada con elementos modernos. De este resultado salió una sonoridad espectacular, la cual fue merecedora del Oscar. Esta superproduc­ción llama la atención por su diseño de producción y los decorados, para lo cual la MGM no escatimó recursos. El presupuesto original era de siete mi­llones de dólares, pero se elevó a quince millones, algo poco común para la época.

Una de las escenas más famosas del filme es la ca­rrera de cuadrillas. Este ro­daje fue una labor épica que ha obtenido su recom­pensa, por su acción espec­tacular. Los estudios de la Cinecittá en Roma sirvie­ron de sede. Allí se montó el mayor decorado que se había construido, con una extensión de 73,000 mts2, a un costo de un millón de dólares de entonces. En es­te costo se incluyó la com­pra e importación de 78 ca­ballos y la construcción de 18 carros romanos y más de 7,000 extras. Debido a la peligrosidad de la esce­na, se dedicó un área de primeros auxilios, com­puesta por dos médicos y dos enfermeras y una ca­pacidad para 20 camas. Es­ta escena posee un ritmo que nos mantiene casi sin habla. El director William Wyler, al ver el primer cor­te de la escena dijo: “Este es uno de los mayores lo­gros cinematográficos que he visto en mi vida”.

La cinta obtuvo 11 pre­mios Oscar en 1959. Posee una de las fotografías más interesantes de su tiempo. Se filmaron 340,000 metros  de película, lo que significó una dura batalla para Jo­hn Dunning y Ralph Win­ters, sus editores, quienes nos legaron una obra que ronda las casi cuatro horas de duración, cuyo visiona­je no cansa en lo más mí­nimo.

Estamos ante una pelícu­la del género épico que ha ocupado un sitial en los ana­les de la historia del cine.

CURIOSIDADES

Película

La carrera de cuadrigas, que dura 20 minutos de metraje, se rodó en tres meses.

La producción de Ben-Hur duró 5 años y se crearon más de 100.000 trajes y 300 decorados.

El rodaje fue en Cine­mascope, por lo que mostró un gran nivel de calidad en las salas equi­padas con ese sistema.

El éxito en la taquilla de la película salvó a la Metro Goldwyn Mayer de la quiebra. Después de terminar la produc­ción, se destruyeron los decorados con el pro­pósito de no ser utili­zado en cintas poste­riores.

Sam Zimbalist (produc­tor) murió durante el ro­daje debido a la alta ten­sión, según dicen, que vivía durante la filma­ción, como si la película fuera su propia vida.

Paul Newman, Rock Hudson y Burt Lancaster se negaron en represen­tar el papel de Judá Ben Hur, por lo cual recayó en Charlton Heston.

El director, William Wyler, fue ayudante de dirección en la versión silente de 1925.

La única condición para ser extra era tener barba.

Show More

Related Articles

Close