Mundiales

Presidente de Cuba cree unificación monetaria ayudará a estabilizar economía

La unificación monetaria y cambiaria que prepara el Gobierno cubano ayudará a “estabilizar” las condiciones económicas de la isla y permitirá “hacer muchas más cosas”, aseguró el presidente del país, Miguel Díaz-Canel.

Ese “complejo” proceso para el que aún no hay fecha anunciada “es una de las cosas que van a ayudar a estabilizar un poco las condiciones y a partir de ahí se podrán hacer muchas más cosas”, afirmó el mandatario en declaraciones a medios extranjeros, entre ellos Efe, durante una visita a la provincia central de Sancti Spíritus.

La eliminación de la doble moneda se ha convertido en los últimos meses en una prioridad del Gobierno cubano frente a la crisis que golpea al país, propiciada por el endurecimiento del embargo de Estados Unidos con nuevas sanciones y el colapso económico de Venezuela, principal aliado de la isla, entre otros factores.

En el país circulan dos monedas y los expertos consideran que esa dualidad es uno de los principales escollos para la economía del país: el peso cubano (CUP), en la que se pagan los salarios estatales, y el peso convertible (CUC), la moneda fuerte, paritaria con el dólar y equivalente a 24 CUP según la tasa abierta de cambio oficial.

En los últimos meses las autoridades han dado pasos experimentales pero aún se desconoce la fecha exacta en que el CUC saldrá de circulación, lo que ha provocado efectos como su devaluación frente al dólar en el mercado informal.

“Hay muchas cosas que estamos ordenando y por supuesto el proceso en el que hemos ido avanzando y que es muy complejo por la cantidad de cosas que se acumularon es el de la unificación monetaria y cambiaria”, indicó Díaz-Canel.

“DESTRABAR” LA ECONOMÍA        Una de las expresiones recurrentes del mandatario en sus intervenciones desde que llegó al poder en abril del 2018 ha sido la de “destrabar la economía”, para lo cual en sus recorridos de trabajo por todas las provincias cubanas pide continuamente a los ciudadanos que aporten ideas y que ayuden a identificar qué factores impiden avanzar.

El Gobierno cubano pretende “trabajar en un ejercicio de pensamiento colectivo y tratar de tener todo un banco de situaciones en las cuales hay trabas, en las cuales puede haber burocracia, en las cuales hay decisiones que tenemos que actualizar, para entonces, con ese banco de problemas, poder empezar a buscar los caminos con los cuales podemos ir eliminando, destrabando, ir soltando esas amarras”, explicó.

Entre los colectivos a los que ha pedido colaboración el presidente se encuentran los economistas, muchos de los cuales han hecho recomendaciones públicas coincidentes sobre los pasos que debería seguir el país para mejorar su situación, unas medidas que hacen especial hincapié en dar un margen mayor de maniobra al sector privado, y que hasta ahora no se han materializado.

“En todas esas cosas se está trabajando”, reveló el presidente, aunque precisó que todos los procesos económicos están conectados entre sí, lo que hace necesario analizar cada medida “porque la decisión que tomes en un ámbito afecta al otro”.

Además, consideró que “algunos economistas cuando hablan de destrabar y de desatar las fuerzas productivas en el país solo piensan en el sector privado”, en tanto la premisa gubernamental es que el principal actor económico sea “el sector empresarial estatal y como un complemento de esa economía estatal, el sector privado”.

“No estamos negando al sector privado, pero es un complemento de la economía estatal, y realmente en lo que hemos ido implementando, le hemos dado más libertad al sector privado que al estatal”, insistió.

Por ello, prosiguió, el Ejecutivo está centrado ahora en “ir desatando” el sector estatal “sin frenar al sector privado”, así como “encontrar los adecuados dimensionamientos que tiene que tener el Estado y que tienen que tener lo privado y lo cooperativo, y las adecuadas relaciones” entre ambos.

“Si uno ve la lista de políticas que se han aprobado, el país ha cambiado mucho en diez años, en los últimos quince años, y seguirá cambiando, y seguirá cambiando para bien”, auguró el gobernante.

Sobre las propuestas de los economistas de analizar los modelos económicos de China y Vietnam -países de ideología comunista pero economías liberalizadas- para adaptarlos a Cuba, Díaz-Canel comentó que se han estudiado las experiencias de esos países, pero recordó que ninguno de ellos ha estado sometido a un embargo durante seis décadas.

“Y no bloqueada por cualquiera: bloqueada por el gobierno de los Estados Unidos, bloqueada por la principal potencia del mundo”, recalcó.

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Close
¿Alguna pregunta? Escríbanos