Nacionales

Botan siete contenedores de ropa de paca en Hatillo

Buscando “sus pinta para el año”, cientos de personas hurgan entre montones de ropas usadas que fueron llevadas en contenedores con la intención de enterrarla, pero la comunidad de Cambelén se enteró del “botín” y lo impidió.

Cuenta la gente que a mediados de diciembre pasado, entraron siete contenedores a La Mina de Cambelén y cuando salieron, fueron a ver qué habían guardado o enterrado allí y se encontraron con “una montaña” de ropa y se la cargaron para sus casas.

Ya estaban alertados de que llegaban más y se pusieron a esperar que aparecieran otros contenedores para conseguir la ropa que utilizará su familia este año, cuando próximo a las 2:30 de la madrugada del pasado domingo escucharon unos vehículos pesados pasar por los frentes de sus casas y vieron que de nuevo bajaban una fila de contenedores.

Un joven que se identificó como Wilkin relató que en ese momento la comunidad empezó a levantarse de sus camas, salieron e impidieron que la ropa fuera enterrada nuevamente, por lo que a los conductores de los camiones no les quedó otro recurso que depositar la mercancía donde ellos les pidieron.

“Estábamos encueros y llegó ropa. Uno no sabe quién la tira, porque la botan, ni de dónde vienen, lo que sabemos es que nos ha resuelto un problema. Esto nos ha venido como anillo al dedo. Yo solo sé que vine vacío y me voy cargado de ropa sin pagarle un chele por ella a nadie”, dijo una señora que no quiso que publicaran su nombre. Ahora en La Mina de Cambelén, en vez de caliche, hay miles de piezas de ropa con las cuales sus habitantes han hecho un festín.

Colchas y manteles
Allí la comunidad ha encontrado colchas finas, sábanas de seda de marcas reconocidas, manteles bordados, fundas de almohadas, cortinas, alfombras, así como vestidos para todas las ocasiones, blusas, pantalones de todos los estilos y colores, faldas, t-shirt, gorras, corbatas, medias diversas, calzoncillos y bufandas.

También abrigos, interiores de hombres y mujer, togas, birretes, uniformes de karate, cuellos ortopédicos, zapatos, muñecas, carros de juguetes, rodilleras y diversos artículos decorativos para el hogar.

Detrás de esta mercancía, llega gente de todos lados, pues según dijo un señor identificado como Ramón, detrás de las pacas van personas de Santo Domingo, de Haina, Nigua y otros municipios de esta provincia.

La gente llega en camiones, camionetas y motocicletas, en busca de sus pintas.

“Yo conseguí ropa como nunca en la vida he tenido. Estrené una pinta cara el 24, estrené otra pinta full el 25, estrené el 31 otra ropa de pinta y el día primero me puse como un artista. Es más, yo he estrenado desde mediado de diciembre hasta hoy una ropa diaria. Fue Dios que llegó esto aquí”, comentó el joven Elías Mota, quien se veía muy alegre entresacando ropa y echando en un saco.

Desde las 3:00 de la madrugada del pasado domingo, la gente salió venciendo el frío que hace en la zona y todavía anoche continuaba como hormiguitas, buscando ropa entre las ropas.

“Hoy yo estoy requitado, porque me llevé una paca entera para mi casa y tenía de todo. Esa fue una buena paca. Ahora yo voy empepillaíto a la casa de mi novia”, dijo Mota.

La ropa llega en paca y a granel, pero a lo largo de un kilómetro aproximadamente, hay ropa esparcida por la vía que da entrada a La Mina, pintando la carretera en multicolor.

Un joven de los que buscaba ropa, encontró una chaqueta talla M y llegó hasta donde la reportera que escribió esta crónica y le dijo: “Mira lo que encontré para ti, está bonita, tómala que tú eres de la mía y sé que te queda bonita”.

Insistió diciendo: “Yo creo que usted cabe ahí y con ella puedes representar al LISTÍN DIARIO donde quiera que usted vaya. No me la desprecies, por favor”.

Continuó: “Pruébatela a ver, pruébatela a ver que está linda”, mientras una dama llegó con unas sandalias azules preguntándole diciendo: “mira qué belleza de zapatos, ¿qué número calzas?”, para ofrecerlo como regalo, pero ambos no lograron su objetivo.

Cuando el equipo de LISTÍN DIARIO llegó, unos niños de aproximadamente siete y diez años mostraron su enojo y dijeron que nos iban a caer a pedradas, porque no querían que eso lo subiéramos a las redes sociales, porque podíamos causar que le cierren La Mina.

Con amenazas:
Cuando la gente vio el equipo de LISTÍN DIARIO que llegó, se sintieron molestos, pero tres menores de diez años fueron los primeros que salieron al encuentro a manifestarles su descontento por su presencia.

“Mira, no hagan videos, oye tú, no hagas fotos. Le voy a decir a fulano que ustedes van a subir eso a las redes y él va a venir y les va a cerrar el paso y les va a caer a pedradas a la guagua. Váyanse de aquí ya”, vociferó.

Mientras la gente continuaba en su afán de buscar entre las ropas, aunque observaba al equipo, pues se sentían  incómodos.

Cuando se les dijo que el periódico había recibido la noticia de que habían depositado basura en su comunidad y fue a investigar, entraron en confianza  y quisieran hacer regalos.

En La Mina de Cambelén hay diversas áreas de búsqueda, pues la gente se ha repartido en la misma cantidad de espacio que fue depositada la mercancía.

Enseñar Más

Artículos Relacionados

Close