Nacionales

“La culpa no es del perro sino de la doctora”

“Mi hijo hoy tiene rabia por negligencia médica, la culpa no es del perro que lo mordió, sino de la doctora que no me lo mandó a vacunar”,  dice entre llantos Leidy Batista, madre de un niño de cinco años ingresado ayer en el hospital Infantil Robert Reid Cabral, procedente de Pedernales, justo seis días después de haber fallecido con ese diagnóstico otro de seis años, también de esa provincia.

Ella siente que el sistema de salud le falló. Dice que como madre nunca ha descuidado sus hijos, y que incluso el día 19 de noviembre pasado eran las 10:00 de la noche cuando el niño fue agredido por el animal frente a la casa de su madre y que inmediatamente salió con él al hospital, donde lo desinfectaron, lo vendaron y la despacharon sin advertirle nada.

“La doctora lo que me preguntó era si el niño tenía sus vacunas, y le dije que sí, porque pensaba que me hablaba del esquema normal de vacunación, pero nunca me mencionó vacuna contra la rabia, ni me dijo que volviera con él, ahora ya es demasiado tarde, mi hijo tiene eso por negligencia médica”, afirma con pesar, al hablar de la salud del más pequeño de sus tres hijos.

Explica que se enteró de que esa vacuna existía hace 10 días, cuando escuchó en la calle una “guagüita” con perifoneo diciendo que si algún perro había mordido a alguien que fueran a vacunarse, y que ahí mismo salió con el niño a vacunarlo, pero que al parecer ya era tarde, porque aún no había completado el esquema de las cinco vacunas establecidas, cuando el menor empezó a presentar síntomas de la enfermedad.

Entrevistada por Listín Diario mientras completaba la firma de consentimiento informado en el hospital para empezar a aplicar protocolos de atención en este tipo de casos, la madre explicó que el 19 de noviembre celebraban el cumpleaños de su hermana cerca de la casa de su abuela y que ella sirvió la comida y tomó un muslo de pollo y se lo llevó al niño que estaba con la abuela sentado en la acera de la puerta de la casa, y entonces vino un  perro callejero a quitarle la carne de la mano y lo mordió, provocando que sangrara por lo que salió de inmediato al hospital de Elio Fiallo.

Dice que hace tres días el niño empezó a presentar fiebre y vómito, por lo que volvió al médico, donde lo medicaron y despacharon, pero como siguió con fiebre lo llevó al día siguiente a una Unidad de Atención Primaria, donde le medicaron contra amigdalitis.

Volvió a la casa y lo acostó, agrega,  y cuando fue a llevarle comida, el niño actuó de una manera agresiva botando el vaso y la comida y salió corriendo, mirándola mal, diciéndole palabras raras, delirando y convulsionó, por lo que volvió nuevamente al hospital, desde donde la madrugada de ayer la refirieron al Reid Cabral.

Cuatro casos
Con este menor ya suman cuatro los casos de rabia humana registrados en el país en este año, tres niños procedentes de Pedernales, y una adulta en Santiago.

El virus de la rabia es transmitido a los humanos a través de la mordedura o agresión de un animal, entre ellos perros, gatos, murciélagos y mangostas o hurón infectado. Su incubación en el organismo humano puede durar desde siete días hasta un año y una vez inician los síntomas es 100 por ciento mortal.

Se caracteriza por una encefalomielitis aguda. Los síntomas iniciales son cansancio, dolor de cabeza, fiebre, falta de apetito, náuseas y vómitos, seguido de dificultad para tragar, desorientación, alucinaciones, convulsiones y parálisis.

(+)
CONSTERNADOS

El personal de salud del hospital Infantil Robert Reid Cabral, a cargo del cuidado del niño está consternado, ya que mantiene fresco en la memoria los esfuerzos que se hicieron durante 15 días por otro niño de seis años confirmado por el CDC de Atlanta con el virus de rabia de la variante canina, también procedente de Pedernales, que falleció el pasado sábado, luego de matenerlo bajo el protocolo de coma inducido.

El menor fue trasferido al hospital a las 7:00 de la mañana de ayer con características clínicas de rabia, y el personal de Infectología y Epidemiología hacía los aprestos para enviar la muestra al Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Atlanta, Estados Unidos, para confirmar el diagnóstico, ya que el país no cuenta con laboratorio para ello, luego de que fuera descentralizado el Centro Antirrábico Nacional.

Acciones
La doctora Grey Benoit, epidemióloga del Centro Nacional Para el Control de las Enfermedades Tropicales (CENCET), infomró que se inició los días seis y siete de este mes una jornada nacional de vacunación de perros y gatos para prevenir la rabia animal, y que en la provincia de Pedernales se mantiene una vigilancia activa, se está educando a las personas mediante perifoneo y se lleva a cabo una jornada de revacunación de los animales.

El Cencet es el organismo del Ministerio de Salud Pública que tiene a su cargo la prevención de la rabia animal mediante la vacunación de perros y gatos. Mientras la prevención de rabia en humanos es una responsabilidad del Servicio Nacional de Salud (SNS) a través de un centro antirrábico establecido para esos fines, luego de la transformación a que fue sometido el Centro Antirrábico Nacional para dar paso al Centro Nacional de Zoonosis.

Enseñar Más

Artículos Relacionados

Close