Economía

“Tenemos los ojos puestos en las oportunidades”

El 65% de los fármacos comercializados en el país son de producción local, lo que denota una industria en constante crecimiento y comprometida con la sostenibilidad para lograr un avance del sector en calidad. Laboratorios LAM, con más de 35 años en el mercado, es una de las empresas que ha hecho posible esa realidad. Desde su fundación, en 1983, se ha consolidado como una organización dedicada a mejorar la vida de las personas a partir del proceso de fabricación, mantenido en constante evolución para tener una de las más completas gamas de medicamentos, a la vez que se ha ocupado de garantizar el acceso a la salud de las personas más vulnerables como parte de una cultura de superación e innovación con responsabilidad social.

Ahora, LAM ha asumido el reto de construir una nueva planta, que va a colocar a la empresa como la referente en la República Dominicana en la fabricación de medicamentos para competir a nivel internacional. Ludwig García, su vicepresidente, habla de ello y de los orígenes de una compañía que cree en los procesos sostenidos de innovación con calidad y en el talento. Ambos son fundamentos en los que se han sostenido para llegar a otro momento clave de su historia.

Treinta y dos años no son pocos tomando en cuenta que nacieron y se han desarrollado en un sector sumamente competitivo ¿Cuáles han sido las claves del éxito?

Desde el principio, tuvimos claro que innovar con alta calidad debía ser nuestro fundamento como empresa. Y hacerlo de manera sostenida, porque el de los medicamentos es un sector muy competitivo. Eso había que complementarlo con dosis altas de investigación, lógicamente, compromiso con la calidad en todo lo que hacemos, inversión en talento y responsabilidad social para que todo el mundo tenga acceso a la salud. También éramos conscientes, y lo somos hoy, de que el nivel de nuestros competidores nacionales es muy alto. Y a ello se suma la importación de medicamentos de empresas que son líderes a escala global. Tuvimos muy claro desde el principio que debíamos ser capaces de conocer al detalle nuestro mercado para satisfacer sus necesidades y adelantarnos a las que llegarían fruto de los hábitos de nuestra sociedad, cada vez más desarrollada. Eso nos ha permitido crear nuevos fármacos a partir de una metodología en la que la investigación es un factor determinante. Para ello hemos apostado por el mejor talento, hemos buscado los mejores aliados y hemos concebido un modelo de negocio inclusivo para que todo el mundo tenga acceso a medicamentos con los que garantizar su salud y bienestar con calidad. De otra forma, no hubiéramos sido capaces de desarrollar e incorporar al mercado dominicano más de 300 especialidades farmacéuticas en especialidades como la cardiología, endocrinología, psiquiatría, neurología, pediatría, gastroenterología y terapia del dolor, por citar algunas de las más importantes.

Usted se ha referido al talento como clave para el desarrollo del negocio ¿Cómo han logrado ustedes que su personal se involucre en esos avances de innovación y calidad?

Nos encargamos de que nuestro personal viva un proceso de contínuo aprendizaje para adoptar rápidamente las nuevas tendencias en producción de medicamentos. Con colaboradores bien formados y procesos eficaces logramos una fórmula que nos ha garantizado un modelo de negocio sostenible.

En el momento que viven, ¿cuáles son los desafíos más inmediatos que ustedes enfrentan?

Desde nuestra fundación nos propusimos convertirnos en la empresa líder en el mercado farmacéutico nacional y estamos a ese nivel. Ahora tenemos los ojos puestos en las oportunidades que nos ofrece un mercado globalizado, por lo que estamos preparándonos para exportar nuestros productos y convertirnos en líderes de la región. Nuestra planta fue construida tomando en cuenta las normas establecidas por las GMP, que son las mejores prácticas de manufactura para la industria farmacéutica. Con el paso del tiempo le hemos incorporado nuevas prestaciones con tecnología de punta y procedimientos derivados de las normas internacionales para el sector. Y ahora estamos envueltos en un proceso de adecuación de la planta al nuevo y mínimo estándar de calidad que quiere lograr el Estado.

¿Con esa nueva adecuación será suficiente para cumplir con ese foco que tienen en el mercado internacional?

Pudiera ser, porque de hecho la industria nacional ya exporta a otros países. Pero fieles a nuestro ADN de innovación tratamos de ofrecer siempre lo mejor de nosotros, sabedores además de las capacidades que tenemos como país en el sector de la fabricación de medicamentos, además de adecuar nuestra planta actual a las nuevas normas de calidad requeridas por el Estado, estamos construyendo una nueva planta en la que fabricaremos medicamentos para competir con empresas multinacionales de primer nivel. Eso va a llevar a la industria nacional a otro nivel en el sector de los medicamentos y, lógicamente, beneficiará a la sociedad y al país como emisor de calidad y salud.

¿Algo que nos puedan revelar sobre esa nueva planta?

Va a ser levantada con una superficie de 10,000 mts2 para producción y 800 mts2 adicionales dedicada a área galénica y desarrollo farmacéutico, que llegará a tener estándares de calidad que nos situará a la altura de plantas de producción de países avanzados. Como le explicaba, es algo que nos va a permitir competir e insertarnos con éxito en el mercado internacional y contribuir a posicionar a la República Dominicana como país exportador de medicamentos de calidad mundial. Su construcción está a cargo de Airplan, reconocida como una de las líderes en el mundo en el diseño, fabricación e instalación de salas limpias integrales y líneas de proceso para el sector Life-Science.

Esto parece algo sin precedentes en el mercado farmacéutico nacional. ¿Qué les motiva a construirla? ¿Y qué aspectos innovadores podemos encontrar en ella?

Después de 35 años en el mercado dominicano entendemos que podemos jugar un papel clave en el desarrollo productivo de la República Dominicana, no solo aportando a la industria farmacéutica nacional, sino también como empresa exportadora de productos de calidad, contribuyendo al posicionamiento del país como productor de marcas de calidad. Ya somos reconocidos, ya nos hemos convertido en referentes a nivel nacional. Ahora queremos ser referentes en la región, y entendemos que tenemos todo para serlo. Nuestro país tiene mucho talento, muchos recursos, mucha capacidad, mucho que ofrecer, y el sector empresarial debe invertir en ello, creer en ello.

Su inversión va muy en la línea de la política que tiene este año el gobierno luego de declararlo el de las exportaciones.

Para nosotros no es cuestión de un año. Hacemos este tipo de inversiones porque entendemos que debemos apostar por nuestro país, por nuestra gente, contribuir a la generación de más empleos, a la generación de riqueza que contribuya al desarrollo humano de la República Dominicana. A través de una alianza estratégica entre el sector público y el privado debemos todos contribuir a fortalecer la producción farmacéutica nacional, para que podamos convertirnos en exportadores de medicinas de calidad.  Entiendo que esta no solo es nuestra visión, sino también la de las autoridades gubernamentales, con las que tenemos excelentes relaciones y trabajamos mano a mano para fortalecer el sector en beneficio de la sociedad y del país.

En algún momento ha dicho que parte de su misión es la de facilitar el acceso de la población a los medicamentos. ¿Qué hace Laboratorios Lam para beneficiar a la población, en especial a aquellos con menor acceso a tratamiento y medicación?

Invertimos 100 millones de pesos al año en nuestros programas para el beneficio de los más vulnerables. El Programa LAM (PLAM) de soporte al paciente consiste en desarrollar actividades enfocadas a la prevención y manejo de las enfermedades de estos. Contribuimos aportando para la realización de estudios de monitoreo, con charlas y con material educativo. También tenemos en marcha el Programa de Ayuda a la Comunidad, el cual apoya a organismos sociales, no lucrativos, legal y públicamente reconocidos. Con estos programas proporcionamos descuentos de por vida a pacientes con males crónicos en sus terapias. También, suministramos a todos los pacientes de la Fundación HeartCare medicamentos gratuitos en operativos, y a otras instituciones, lo que impacta en unos 7,000 pacientes.

NORMAS DE CALIDAD
CUMPLIMIENTO: 
Garantizar la calidad de sus medicamentos es un fundamento de la gestión de Laboratorios LAM que recientemente fue recertificada con la más reciente versión de la Norma ISO 9001, la 2015, en dicha faceta. El cumplimiento de los requisitos de la norma de referencia y su aplicación, además de ahorrar costos al reducir la carga de auditorías realizadas por parte de los clientes, mejora los niveles de gestión, planificación, organización y control, asegura la calidad y seguridad de los productos suministrados y da acceso a nuevos mercados mediante esquemas de certificación reconocidos internacionalmente.

Enseñar Más

Artículos Relacionados

Close